Incrementan exportaciones atuneras de Colombia a la UE
abril 3, 2018
Producción mundial de harina de pescado probablemente aumentará en 2018
abril 11, 2018

La Niña declina? Las lluvias son deficitarias?

Franklin Ormaza, PhD
Cámara Nacional de Pesquería

Introducción. Las condiciones oceanográficas en el Pacifico ecuatorial Este se han comportado de acuerdo con las características de evento frio la Niña. Estas condiciones se caracterizan básicamente por el descenso de la temperatura superficial y subsuperficial en las regiones de El Niño 4, 3.4, 3 y 1+2 (Fig. 1), Las anomalías negativas han persistido desde julio-agosto del 2017 hasta la presente (Fig. 2). Lo que ocurre en 3.4 es lo que determina que se declare el evento frío o cálido. Desde mediados del 2016 (Fig. 3), se hicieron presentes las anomalías negativas, a partir de abril del 2017 se tornaron neutras (-0.5 a 0.5 C), luego se volvieron negativas (Fig. 2) a inicios del 2017 hasta la actualidad.

Fig. 1. Áreas el Niño en la Pacifico ecuatorial central-este.

 

Fig. 2. Anomalías térmicas en las regiones El Niño.
http://www.cpc.ncep.noaa.gov/products/analysis_monitoring/enso_update/ssta_c.gif.

La Niña 2106-2018, se ha comportado como todos los eventos fríos desde 1950, Ormaza-Gonzalez (2017), reportó que la Niña es de característica interanual y se extiende en promedio 19 meses, mientras que los eventos calientes o El Niño alrededor de 11 meses. La Figura 3 muestra el típico comportamiento de las anomalías térmicas de los eventos fríos. Comienza con una rápida de las anomalías a finales del primer trimestre del 2016, las que llegan por debajo de -0.5C a inicios del tercer trimestre, luego a inicio del segundo año (2017) se observa un calentamiento a condiciones neutras, pero a inicios del segundo semestre de este año otra vez se las anomalías se hunden por debajo de -0.5C, comenzando a retornar a valores considerados como neutros abril-mayo. Este evento La Niña (Línea azul acentuada en Fig. 3) siguió en términos generales el típico comportamiento; excepto que el incremento de las anomalías fue conspicuo en junio-julio-agosto que llegaron casi a +0.5C, pero ahí cayeron súbitamente. Actualmente, el Índice El Niño (ONI) para Dic-Ene-Feb está -0.9C, a lo mejor para Ene-Feb-Mar, se ubique ligeramente por encima (alrededor de -0.7C); es decir siguen condiciones La Niña.

Fig. 3. Eventos La Niña desde 1950 (líneas difusas) vs La Niña 2016-2018.
https://www.climate.gov/news-features/blogs/enso/march-2018-enso-update-come-water%E2%80%99s-fine.

 

Las anomalías negativas en 1+2, se han mantenido prácticamente 10 meses por debajo de 0.0C (Fig. 2), excepto en el mes de febrero que se tornaron positivas por las condiciones reportadas por Ormaza-González y Cedeño (2017) durante el mes de abril del 2017. En la actualidad se encuentran predominantemente negativas (Fig. 2 y 4); de acuerdo con los modelos determinísticos las anomalías negativas se extenderían hasta octubre del 2018 (Fig. 5), sin embargo, se debe anotar que estos modelos pueden variar dramáticamente en función de ligeros cambios en las condiciones iniciales al momento de ejecutarlos. Al termino de la semana 26 marzo al 1 de abril, se registran anomalías de hasta -3.0C (Fig. 4), pero el área que encierra el Golfo de Guayaquil estas son ligeramente positivas.

Fig. 4. Anomalías térmicas en la región el Niño 1+2.
Fuente: http://www.inocar.mil.ec/img/TSM/ATSM/ATSM_20180326_20180401.jpg.

 

Fig. 4. Proyecciones de modelos determinísticos de las anomalías térmicas en área 1+2. http://www.cpc.ncep.noaa.gov/products/CFSv2/imagesInd3/nino12Mon.gif.

Los vientos alisios superficiales han estado relativamente intensos durante más de 10 meses, de tal forma que la ZCIT no ha descendido a las latitudes sur como es usual para está época del año, excepto durante la segunda y tercera semana de febrero, la posición reciente (2 abril/18, Fig. 5) se observa que la ZCIT está aproximadamente a 3N a 4N, cuando debería estar en 3S-4S. Lo anterior ha condicionado a 1) que las anomalías térmicas sean negativas hasta -1.6C (6 Dic 2017), incluso después de haber ocurrido anomalías positivas (0.2C) al final de febrero, nuevamente en marzo 21, llegó a -1.2C; la última de marzo se incrementó a -0.6C; 2) las lluvias en la costa ecuatoriana han registrado déficit, particularmente Enero (ver anterior último reporte) y Marzo (Fig. 6). El déficit de lluvias en marzo en las estaciones costeras del Inocar, son expuestas en la Tabla 1.

Fig.5. Vientos superficiales en el Pacifico Ecuatorial. La zona de Convergencia Intertropical (ZCIT), se posiciona en el hemisferio Norte. Línea roja indica posición relevante del ZCIT. https://earth.nullschool.net/#current/wind/surface/level/orthographic=-105.75,1.70,529/loc=-85.178,-5.359.

 

Fig. 6. Registro de lluvias en cinco estaciones en la costa ecuatoriana durante le mes de marzo 2018. http://www.inocar.mil.ec/web/index.php/precipitacion-por-estacion.

El déficit mayor se observó en La Libertad; i.e., 97.1 %, mientras que el menor fue en San Lorenzo (16.6%) que la estación que registra la mayor carga de lluvia en la costa; Isla Puná 62.3, Esmeraldas tuvo 46.6, mientras que Guayaquil casi llega al 30%; si tomamos el registro acumulado promedio y el medido en, tendríamos un déficit de 39.7 %, que puede ser considerado como importante, y debe provocar un impacto en la agricultura.

 

Tabla 1. Registros de lluvias (mm o litros.m-2) en seis estaciones del Ecuador del INOCAR. El promedio toma referencia periodo 1981 – 2010.

EstaciónPromedio (mm/mes)Registro/abril (mm)Déficit (%)
San Lorenzo299.7250.016.6
Esmeraldas138.674.946.0
La Libertad98.02.997.1
Guayaquil268.3190.928.9
Puná148.155.862.3

 

 

Las pesquerías de los pelágicos grandes y pequeños como el atún y otras especies; han estado a la baja en el último trimestre; de acuerdo con Anastasio (2018), el primer trimestre del 2018 ha registrado una de las capturas mas bajas en los últimos años, la CIAT reporta que las capturas acumuladas enero-febrero del 2018 comparadas al mismo periodo del 2017, son menores; así el total fue de 112 590 y 81 603 respectivamente, lo que implica una disminución de 27.5 %. El barrilete, que es la especie representativa de la flota ecuatoriana, las capturas fueron: 63 615 y 39 000 toneladas, lo que arroja una reducción de 37.7 %. Las probables explicaciones son las derivadas de las condiciones oceanográficas y las características biológicas.

  1. Las especies pelágicas tropicales, como el barrilete, necesitan temperaturas ambientales 24-27C; las ideales para mantener el calor corporal y la disposición de oxígeno disuelto,
  2. Los extremos sobre o bajo dichas temperaturas, provocaran desplazamiento verticales y horizontales de los peces,
  3. La termoclina tiende a subir en los eventos fríos y a descender en los cálidos; igualmente la profundidad
  4. Los métodos de pesca empleados no toman en consideración estos parámetros, de manera particular la pesca asociada a FADs, estos no se mueven de acuerdo con las isotermas sino en función de las corrientes, las cuales se han mantenido constante hacia el oeste, mientras que las isotermas han tenido un desplazamiento hacia el Norte
  5. Entre otras de orden operativo de la pesca,

Los eventos fríos traen enormes cantidades de nutrientes que sirven de base a la cadena trófica, pero el paso de energía (alimenticia) toma tiempo para llegar a los niveles tróficos de los peces pelágicos pequeños y grandes. Probablemente el segundo semestre del 2018 sea provisorio y generoso.

 

 

Referencias.
Anastacio J. (2018). https://camaradepesqueria.com/captura_atun_2018/.
Ormaza-González Franklin I. (2017). Posible retorno de la Niña 2017. Impacto en las pesquerías de atún en el EPO. Ecuador Pesquero. Agosto. 22-25
Ormaza-González FI, Cedeño J (2017) Coastal El Niño 2017 or Simply: The Carnival Coastal Warming Event?. MOJ Eco Environ Sci 2(8): 00054. DOI: 10.15406/mojes.2017.02.00054

 

(Visited 44 times)