Duplicaremos las Ventas de Atún a los Estados Unidos
junio 30, 2019
Estudio: cada semana estaríamos ingiriendo el plástico equivalente a una tarjeta de crédito
julio 1, 2019

SMALL PELAGICS SUSTAINABILITY: El poder de la acción colectiva en la cadena de suministros

Por: Ec. Jimmy Anastacio
Asesor económico
Cámara Nacional de Pesquería
janastacio86@gmail.com

 

El ordenamiento de la pesquería de peces pelágicos pequeños es un desafío de gran envergadura por la complejidad que representa manejar una flota que opera bajo un régimen de común acceso, atomizada a lo largo del perfil costero y con una cantidad de barcos que la convierte en la flota industrial más grande del país (278 embarcaciones registradas por la Autoridad Pesquera).

Temas como trazabilidad, estado de explotación de los recursos, capacidad y esfuerzo pesquero, gobernanza, clasificación, zonificación, sostenibilidad y otros, han sido de amplio debate entre los actores, quienes permanentemente han demandado el cambio del statu quo que garantice la sostenibilidad de esta actividad económica, en un escenario de notable deterioro de la efectividad de las acciones del manejo pesquero y la poca priorización del Estado hacia esta pesquería.

La importancia socioeconómica de la pesquería es relevante, con capturas y exportaciones promedio por año de 300 mil toneladas y $235 millones respectivamente en el periodo comprendido entre 2015 y 2017, esta actividad económica emplea alrededor de 25 mil personas en diversas actividades de la cadena de suministro. Los encadenamientos productivos son diversos, siendo el más grande la industria de ingredientes marinos, que provee harina y aceite de pescado al mercado local de alimento balanceado para la alimentación de los cultivos de camarón principalmente, así como otros encadenamientos destinados al consumo humano directo ya sea en conservas o en pescado fresco y congelado.

Por su alta relevancia, la Cámara Nacional de Pesquería en el año 2016 creó la Comisión de Pelágicos Pequeños con el objetivo de buscar soluciones a la problemática. Con la posesión del nuevo gobierno central (2017-2021), la Comisión logró gestar un espacio de diálogo interinstitucional con la Subsecretaría de Recursos Pesqueros (SRP) y el Instituto Nacional de Pesca (INP), sesionando 11 veces a lo largo del 2017 y logrando 6 de las 8 metas establecidas en la agenda de trabajo público – privado.

Los resultados más destacados del trabajo público-privado se concretaron en el establecimiento de la moratoria para la construcción de nuevas plantas de producción de harina de pescado, reformas en la fijación de periodos de veda, la reactivación de los cruceros de prospección hidroacústica de pelágicos pequeños inactivos desde finales del año 2013, pero sin duda el mayor logro fue concretar el diseño de un Proyecto de Mejoras de la Pesquería de Pelágicos Pequeños (FIP por sus siglas en inglés) alineado a los requerimientos del estándar de sostenibilidad IFFO RS para ingredientes marinos.

La tendencia global en los principales mercados de consumo de productos pesqueros avanza hacia certificaciones de sostenibilidad, incluidos los ingredientes marinos (harina y aceite de pescado), con el 50% de la producción global con la certificación de suministro responsable IFFO RS.

Ecuador con una creciente industria acuícola y con el ingreso de inversiones extranjeras en la producción de alimento balanceado se ha convertido en un mercado creciente para la harina de pescado, con clientes demandando suministro sostenible en términos de explotación pesquera.

En esta coyuntura, la decisión de inicio del diseño del FIP por parte de la Comisión de Pelágicos Pequeños estuvo acompañada de 2 hitos importantes: i) el acercamiento de algunas industrias de alimento balanceado dispuestas a trabajar con el sector pesquero a obtener la certificación de sostenibilidad IFFO RS y ii) la decisión de la Autoridad Pesquera de priorizar a la pesquería en el Proyecto Cadenas Mundiales Sostenibles (GMC por sus siglas en inglés)[1].

En enero de 2018, el diseño del FIP de la pesquería de pelágicos pequeños inició con financiamiento de la industria de harina de pescado asociada en la CNP y de 3 empresas de alimento balanceado, con el acompañamiento técnico de la ONG Sustainable Fisheries Partnership (SFP). Luego de 7 meses de trabajo, el proceso de diseño finalizó con la aprobación del plan de acción del proyecto y la firma del memorando de entendimiento entre las empresas fundadoras de esta iniciativa.

 

Figura 1. Reunión de presentación de plan de acción del FIP de pequeños pelágicos y firma de memorando de entendimiento. Cámara Nacional de Pesquería, 20 de agosto de 2018.

El FIP, actualmente denominado Small Pelagics Sustainability, cuenta con la participación de 20 empresas de la cadena de suministros de ingredientes marinos en el país, incluyendo armadores, procesadores, comercializadores y compradores. Con un horizonte de trabajo de 5 años busca mejorar principalmente i) el conocimiento científico sobre el estado de explotación de las principales especies capturadas por la flota industrial de peces pelágicos pequeños y ii) la gobernanza de la pesquería.

En el marco de los objetivos de mejora de la investigación pesquera, hasta la fecha la industria privada ha logrado realizar 3 cruceros de prospección hidroacústica en conjunto con el INP, en un proceso público-privado que cada vez suma a nuevos actores interesados en aportar su contingente.

 

Figura 2. Personal del INP y tripulación del B/P SIMY 5 realizan toma de muestras de las redes de fitoplancton, zooplancton e ictioplancton durante una de las estaciones oceanográficas realizadas en el crucero de prospección hidroacústica de pelágicos pequeños ejecutado en noviembre de 2018

 

Los resultados obtenidos determinaron que la biomasa de pelágicos pequeños detectada en los cruceros de marzo y noviembre del 2018 eran de 1.39 millones y 1.49 millones de toneladas respectivamente, una información desconocida por la industria durante muchos años. Los procesos de investigación han ratificado cuantitativamente la importancia del Golfo de Guayaquil para esta pesquería (75% de la biomasa fue detectada en esta zona), generando insumos para conocer mejor la distribución tanto vertical como horizontal de estos recursos en las aguas ecuatorianas y generar recomendaciones científicas basadas en más y mejores datos.[2]

 

Marzo 2018

Noviembre 2018

Marzo 2019

Figura 3. Abundancia acústica determinada en cruceros de investigación de peces pelágicos pequeños implementados bajo modalidad de cooperación pública – privada

 

El FIP en su actual fase de implementación se encuentra conformando un staff científico que se sume a las capacidades del Programa de Pelágicos Pequeños del INP para en conjunto implementar el plan de acción del proyecto. La cooperación con SFP a través del proyecto GMC ha sido importante, lográndose gestionar con fondos de cooperación la asistencia técnica de un experto en evaluación de stocks que actualmente coordina acciones con el INP para evaluar el estado de explotación de los pelágicos pequeños en el Ecuador bajo una modalidad de fortalecimiento de capacidades del personal técnico del instituto.

En el ámbito de mejoramiento de gobernanza de la pesquería, el trabajo aún se encuentra en etapa de diseño. La articulación del FIP, con el proyecto GMC para la búsqueda de un nuevo modelo de gobernanza, trascenderá en la medida de que la Autoridad Pesquera priorice de forma efectiva las actividades del proyecto y se oriente hacia la búsqueda de resultados.

Las perspectivas de Small Pelagics Sustainability como FIP es cambiar el statu quo de la pesquería en lo referente a investigación y manejo pesquero que aseguren la sostenibilidad de su explotación, un derrotero ambicioso que ha logrado hasta la fecha cohesionar los intereses de una cadena de suministro dispuesta a ser activa gestora del cambio.

Los desafíos del proyecto no son menores. La pesquería necesita de una efectiva priorización por parte del Estado. La investigación pesquera no puede seguir rezagada por el Gobierno Central, algunos podrán decir que ahora los recursos públicos son escasos, pero ciertamente la investigación pesquera tampoco fue prioritaria para el Gobierno durante los años de extraordinarios ingresos de la bonanza petrolera. El problema raíz radica en que mejorar el conocimiento científico y público de los recursos pesqueros en el Ecuador no ha sido una prioridad en la asignación presupuestaria acorde a la dimensión de los beneficios socioeconómicos que genera el sector a la economía nacional.

Ante un escenario de recursos escasos, la política pública tiene espacio para promover modelos de cooperación público-privados sostenibles mediante incentivos fiscales focalizados que fomenten inversión en investigación pesquera, creación de fondos de investigación, entre otros. Tal como se mencionó antes, el primer paso es darle prioridad a la problemática. En el marco de la nueva ley de pesca que se elabora en el Ejecutivo, la CNP realizó una propuesta que plantea que el Gobierno compense los aportes privados (indistintamente del giro de negocio de la empresa) en proyectos de investigación o de mejoramiento pesquero a través de crédito tributario para el pago de impuesto a la renta.

Mientras tanto, iniciativas como los FIPs privados actualmente en implementación en el Ecuador, buscan mejorar esos espacios en los que el accionar público ha sido insuficiente para satisfacer las demandas de mejoras de un sector pilar en la generación de divisas en la economía nacional.

En el caso del FIP Small Pelagics Sustainability, la coyuntura 2018-2019 para fondear con recursos privados un proyecto de esta envergadura no ha sido la más favorable. El subsector de ingrediente marinos ha atravesado un 2018 con una disminución de capturas del 50%, pasando de 337 mil toneladas en 2017 a 168 mil toneladas en el 2018, producto de condiciones oceanográficas adversas a la productividad de la flota. Sin embargo, pese a la difícil coyuntura, el proyecto ha encontrado actores comprometidos y con una visión de largo plazo en la ruta de cambio propuesta.

El rol de las figuras de liderazgo en este tipo de procesos es trascendental, y la construcción de este FIP ha encontrado destacables actores que creen en este proceso y han liderado su desarrollo, las capacidades técnicas y de gestión de la CNP de igual forma han sido componentes catalizadores de las acciones público – privadas para pasar de la “opinión a la acción”.

La acción colectiva en la cadena de suministros ha convertido al FIP Small Pelagics Sustainability en una gran oportunidad para que las autoridades aprovechen y potencien sus esfuerzos para lograr convertir a una pesquería de pelágicos pequeños sostenible. Las perspectivas de este proyecto son ambiciosas y dependerá de los actores involucrados, de las figuras de liderazgo y sobre todo del involucramiento y efectivo apoyo tanto de la Subsecretaría de Recursos Pesqueros como del Instituto Nacional de Pesca para buscar soluciones técnicas y factibles socioeconómicamente a los problemas de la pesquería; la peor equivocación sería que el gobierno y los actores privados de la pesquería desaprovechen esta gran oportunidad.

[1] El proyecto Cadenas Mundiales Sostenibles de Productos de Mar (GMC) es una iniciativa interregional implementada por los Ministerios y Oficinas de Pesca y Planificación de Costa Rica, Ecuador, Filipinas e Indonesia, con apoyo técnico del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); facilitado por Sustainable Fisheries Partnership (SFP); y financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF).
[2] Para mayor informe sobre los informes de resultados de los cruceros de investigación visitar www.smallpelagics.org
(Visited 54 times)