Inicio de Proceso de Mejoramiento de la Pesquería de Peces Pelágicos Pequeños en el Ecuador
marzo 23, 2018
Análisis de capturas de atún (enero 2018)
marzo 23, 2018

Cómo la tecnología está cambiando la relación de los humanos con los océanos

En 1971 Jacques Cousteau, un oceanógrafo francés, pidió un cambio en la forma en que los humanos ven los océanos. “Debemos plantar el mar y críar sus animales … usando el mar como agricultores en lugar de cazadores”, dijo. “De eso se trata la civilización”. El llamado de Cousteau cayó en gran parte en oídos sordos en ese momento. El movimiento ecologista recién estaba comenzando y los humanos seguían lidiando con el mar como siempre lo habían hecho: como cazadores, tomando de él lo que querían y arrojaron en él lo que no querían. En la última década, sin embargo, dos desarrollos importantes han cambiado eso. En primer lugar, con la creciente conciencia ambiental, ha quedado claro que la relación cazador-recolector no puede continuar. Y segundo, la tecnología está haciendo posible interactuar con el mar de una manera diferente.

Los drones submarinos ahora pueden llegar a lugares inexplorables, como debajo de los glaciares en la Antártida, para evaluar el impacto del calentamiento global. Se han desarrollado nuevas formas de botes robóticos no tripulados para navegar por los mares recopilando datos sobre la temperatura del océano, contaminantes, dióxido de carbono y concentraciones de oxígeno. Será posible transferir todos estos datos instantáneamente a la costa desde cualquier lugar del océano utilizando infraestructura de Internet recientemente construida, y ya existen mercados para tales datos entre meteorólogos, administradores de pesquerías y compañías de petróleo y gas. Las nuevas granjas de peces de mar abierto con comederos automáticos permiten cultivar más peces en aguas más profundas, una forma de aliviar la crisis de la sobrepesca. Incluso hay implicaciones militares, con una mejor vigilancia submarina que hace que sea más difícil para los submarinos esconderse, lo que hace mella en sus capacidades de segundo ataque.

En la raíz del cambio está la capacidad de producir componentes electrónicos más pequeños y económicos que usan menos energía. El boom de teléfonos inteligentes ha impulsado el progreso en drones, robótica y pequeños satélites que ya están siendo tan transformadores en el mar como en los cielos y en el espacio. Todo esto reduce la cantidad de personas involucradas y elimina el gasto de mantener a las personas con vida dentro o debajo del mar. Por lo tanto, amplía enormemente el volumen del océano que se puede monitorear y medir, ya sea para el manejo de la pesca o el pronóstico del clima. Las baterías de iones de litio permiten que los drones subacuáticos viajen hasta 60 horas con una carga, lo que les da un alcance de aproximadamente 400 km. Los recolectores con mecanismos electrónicos resistentes a la presión pronto serán utilizados para recolectar mineral de los fondos marinos que antes eran inaccesibles. Esto a su vez podría reducir la cantidad de minería destructiva que tiene lugar en tierra.

Sin embargo, hay peligros. Los seres humanos no han mostrado mucha moderación en el pasado con las nuevas tecnologías que permiten una extracción de recursos más rápida o más fácil. Por lo tanto, será crucial regular la capacidad de las personas para utilizar la nueva tecnología, así como también la regulación para reducir los riesgos que ya se están tomando. La Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, por ejemplo, está supervisando el nuevo sistema para autorizar la explotación de las profundidades oceánicas, y se espera que apruebe para 2019 el primer intento de hacerlo en la costa oeste de México. Si se pueden establecer tales sistemas, la posibilidad de transformar la interacción humana con los océanos es muy real, en beneficio de los seres humanos y los océanos mismos.

Fuente: https://www.economist.com/blogs/economist-explains/2018/03/economist-explains-14
(Visited 28 times)