América Latina es potencia en exportación de pescado
julio 11, 2018
Nueva ley económica impulsará la renovación de la flota atunera
julio 20, 2018

Zonas muertas en nuestros océanos han aumentado dramáticamente desde 1950

Por: John McKenna/Formative Content www.weforum.org

Hace dos años, Chile experimentó fenómenos que algunos denominaron “mareas tóxicas”.

Primero vinieron 23 millones de salmones muriendo frente a su costa.

Luego, miles de sardinas muertas llegaron a la ciudad costera de Toltén.

Después de eso llegaron almejas varadas, medusas muertas, pájaros e incluso mamíferos.

El gobierno chileno atribuyó las muertes a la proliferación de algas. También conocidas como mareas rojas por el color de las algas en el agua, estas flores drenan el oxígeno del agua a medida que mueren y se descomponen, sofocando la vida marina a su alrededor.

Las floraciones de algas en las aguas costeras son causadas por una combinación de temperaturas del mar más cálidas de lo normal y altos niveles de nitrógenos y otros contaminantes que desembocan en el océano.

Esta combinación del aumento de la temperatura del mar y la contaminación por nutrientes de fuentes como la agricultura y las aguas residuales es responsable de un aumento espectacular de las llamadas “zonas muertas” en los océanos del mundo.

Image: UN Intergovernmental Oceanographic Commission GO2NE working group

 

 

Zonas muertas

Las zonas muertas son áreas del océano donde el oxígeno ha caído a niveles tan bajos que la mayoría de la vida marina no puede sobrevivir.

Un nuevo estudio realizado por un grupo de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la ONU revela que, lejos de ser un caso aislado, las mareas tóxicas de Chile de 2016 podrían ser sólo la punta del iceberg.

Según el estudio, dirigido por investigadores del Smithsonian Environmental Research Center en los EE. UU., Las zonas muertas en las zonas costeras de todo el mundo se han multiplicado por diez desde 1950.

Las temperaturas cálidas del mar también han cuadruplicado la expansión de zonas muertas en el océano abierto, que está menos expuesta a la contaminación de nutrientes que puede causar estragos en las aguas costeras.

Los científicos detrás del estudio son claros en que el cambio climático causado por el hombre está detrás de los aumentos en las temperaturas del mar que están reduciendo los niveles de oxígeno.

El calentamiento de las aguas reduce los niveles de oxígeno de varias maneras.

En primer lugar, aumentan la estratificación del océano y debilitan el vuelco de la circulación en el agua. Esto significa que menos oxígeno llega desde la atmósfera y las aguas superficiales hasta más abajo en el océano.

En segundo lugar, el aumento de las temperaturas globales disminuye la solubilidad del oxígeno en el agua, lo que significa que la vida marina debe consumir más oxígeno para respirar.

Finalmente, en las aguas costeras, los mares más cálidos combinados con la contaminación excesiva de nutrientes de la tierra crean las floraciones de algas nocivas, que drenan el oxígeno a medida que mueren y se descomponen.

Impacto humano

No solo los humanos son los culpables del cambio climático y la contaminación del agua detrás de las zonas muertas, sino que también sufren del daño que se le está haciendo a nuestros océanos, dicen los investigadores.

Aproximadamente la mitad del oxígeno en la tierra proviene del océano.

A medida que esos niveles disminuyen, el ritmo del cambio climático puede acelerarse, con bajos niveles de oxígeno que provocan la liberación de sustancias químicas como el óxido nitroso. Este gas de efecto invernadero es 300 veces más potente que el dióxido de carbono al atrapar el calor en la atmósfera.

Los humanos también sufren a un nivel económico. Las mareas tóxicas de 2016 en Chile aniquilaron el 20% de sus existencias de salmón, lo que le costó al país $ 1 mil millones en ventas perdidas.

Y para los pescadores artesanales de pequeña escala en el mundo en desarrollo, un colapso en las poblaciones de peces significa una pérdida en sus medios de subsistencia.

 

Las mareas tóxicas pueden tener un efecto devastador en la vida marina. Imagen: REUTERS / Juan Carlos Ulate

Puede haber algunas operaciones de pesca que se benefician a corto plazo: un aumento en las zonas muertas significa que los peces tienen un área más pequeña en la cual nadar, lo que podría llevar a concentraciones de peces en ciertas áreas.

Sin embargo, los autores del informe advierten que esto podría llevar pronto a la sobrepesca.

El turismo también podría verse afectado, y los autores del informe señalaron que los bajos niveles de oxígeno, que el estudio define como 2 miligramos de oxígeno por litro de agua o menos, pueden matar los arrecifes de coral.

Acciones a realizar

A pesar de la rápida expansión de las zonas muertas a lo largo de las costas del mundo y en el océano abierto, el grupo de trabajo de la ONU detrás del estudio dice que no todo está perdido.

Señalan ejemplos como Chesapeake Bay en la costa atlántica de los EE. UU. Y el río Támesis en Londres como ejemplos de zonas muertas que vuelven a la vida después de que se introdujeron estrictos controles de contaminación del aire y el agua.

Para ayudar a combatir los bajos niveles de oxígeno y devolver las zonas muertas a la vida, los autores hacen tres recomendaciones:

  • Reducir las emisiones de combustibles fósiles y la contaminación del agua
  • Crea áreas protegidas y zonas de no captura para las zonas muertas que escapan de los peces
  • Mejore el seguimiento del bajo nivel de oxígeno en los océanos para ayudar a identificar qué lugares corren más riesgo de convertirse en zonas muertas y determinar las soluciones más efectivas

“Este es un problema que podemos resolver”, dice la autora principal del estudio, Denise Breitburg, ecologista marina del Smithsonian Environmental Research Center.

“Detener el cambio climático requiere un esfuerzo global, pero incluso las acciones locales pueden ayudar con el descenso de oxígeno. Hacer frente al cambio climático puede parecer más desalentador, pero hacerlo es fundamental para frenar el declive del oxígeno en nuestros océanos y para casi todos los aspectos de la vida en nuestro planeta “.

Fuente: https://www.weforum.org/agenda/2018/01/dead-zones-in-our-oceans-have-increased-dramatically-since-1950-and-we-re-to-blame/
(Visited 17 times)